12 abril 2016

¿Por qué mirar al sol puede desencadenar un estornudo?





A algunas personas, las luces brillantes les producen grandes estornudos. Aquí se explica el porqué de ese reflejo.

  • Por Karen Schrock de Scientific American. 
  • ¿Alguna vez has sentido de manera repentina la luz del sol y estornudado sin control? Hasta un tercio de la población va a responder a esta pregunta con un rotundo "Sí!" (mientras que casi todos los demás se rascarán su cabeza, intrigados). Los estornudos que resultan de la exposición a una luz brillante son conocidos como el reflejo de estornudo fótico -es una peculiaridad genética que no tiene explicación por la ciencia, a pesar de que ha intrigado a algunas de las mentes más grandes-. Aristóteles reflexionó acerca de por qué uno estornuda más después de ver el sol en el Libro de problemas : "¿Por qué el calor del sol provoca estornudos?" Se supuso que el calor del sol en la nariz era probablemente responsable. Unos 2, 000 años más tarde, a principios del siglo 17, el filósofo Inglés Francis Bacon cuidadosamente refutó esa idea al entrar en el sol con los ojos cerrados, el calor seguía allí, pero el estornudo no (una demostración compacta del incipiente método científico). La mejor estimación de Bacon era que la luz del sol hacía agua en los ojos, y después esa humedad ( "humor Braine" ) se filtraba e irritaba la nariz. Humores de lado, la hipótesis de humedad de Bacon parecían bastante razonable hasta que nuestra comprensión de la fisiología moderna dejó claro que el estornudo ocurre demasiado rápido después de la exposición a la luz como para ser el resultado de conductos lagrimales comparativamente lentos. Así que la mayoría de los expertos están de acuerdo en que los "cables cruzados" en el cerebro son probablemente los responsables del reflejo de estornudo fótico. Un estornudo generalmente es provocado por una irritación en la nariz, que es detectado por el nervio trigémino, un nervio craneal responsable de la sensación facial y el control motor. Este nervio está en estrecha proximidad al nervio óptico, que detecta, por ejemplo, una inundación repentina de la luz que entra en la retina. A medida que el nervio óptico dispara la señal al cerebro para constreñir las pupilas, según la teoría, algunas de esas señales eléctricas son detectadas por el nervio trigémino y equivocadamente son tomadas por el cerebro como un irritante en la narizPor lo tanto, genera un estornudo. Pero debido a que no parece estar relacionado con ninguna afección médica, es considerado un fenómeno inofensivo (aunque potencialmente embarazoso), y el estudio científico sobre este asunto ha sido escaso. La investigación ha hecho poco más que documentar su existencia y tratar de medir su prevalencia. No existen estudios rigurosos, pero las encuestas informales indican que de 10 a 35 por ciento de la población son estornudadores fóticos. Un estudio realizado en la década de 1960 mostró que el rasgo es autosómico dominante, el gen no está ni en el cromosoma X ni el cromosoma Y, y sólo una copia del gen tiene que estar presente para que el rasgo pueda expresarse -así que si uno de los padres estornuda cuando mira a una luz brillante, alrededor de la mitad de sus hijos también lo hará. El culpable genético permanece sin identificar, pero los científicos están empezando a tomar un interés en tratar de averiguar. "Creo que vale la pena hacerlo," dice Louis Ptacek , neurólogo de la Universidad de California, San Francisco, y un investigador en el Instituto Médico Howard Hughes. Él cree que las investigaciones sobre este fenómeno podrían ser de utilidad para los estudios sobre trastornos episódicos como la epilepsia y los dolores de cabeza de la migraña. Las crisis epilépticas son a veces desencadenadas por el parpadeo de las luces y las migrañas son a menudo acompañadas de fotofobia. "Si pudiéramos encontrar un gen que causa el estornudo fótico, podríamos estudiar ese gen y podríamos aprender algo sobre la vía visual y algunos de estos otros fenómenos reflejos", dice Ptacek. Pero hasta que él y sus colegas encuentran las familias adecuadas para su estudio, el reflejo de estornudo fótico seguirá siendo algo así como un acción genético interesante, como la capacidad de enrollar la lengua. Aunque un artículo de 1993 en la revista Medicina Militar planteó la preocupación de que el estornudo inducido por la luz podría poner en peligro a los pilotos de combate, para la pérdida de visión producida por el estornudo aún en una fracción de segundo podría ser letal en ciertas situaciones, aunque ese temor se disipó  cuando un pequeño estudio encontró que el uso de gafas de sol eliminaba el efecto. Tratando de tomar en serio el asunto, algunos trabajos publicados sobre el estornudo fótico se han vuelto algo caprichosos, como una publicación de 1978 que se aprovechó de la moda de los acrónimos de entonces y sugirió un nombre alternativo para el reflejo de estornudo fótico: 
Autosomal-dominant Compelling Helio-Ophthalmic Outburst syndrome, o, por supuesto, ACHOO.

Referencias de interés:

A curious fact: Photic sneeze reflex. Autosomical dominant compelling helio-ophthalmic outburst syndrome. 

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26896062


When the sun prickles your nose: an EEG study identifying neural bases of photic sneezing

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20169159

Traducido por Rubén Carvajal, de Scientific American