20 noviembre 2014

La neuroquímica del niño abandonado: ¿Los oxitocina y la vasopresina median los efectos de la experiencia temprana?

C. Sue Carter *

Una reciente edición de PNAS por Papas Wisma, Ziegler, Kurian, Jaco, y Pollak (1) revela diferencias significativas en dos neuropéptido derivado del cerebro, la oxitocina y la vasopresina,
entre dos grupos de niños, unos criados en orfanato versus otros criados en familia. Los estudios sobre los efectos de la privación sobre el desarrollo no son algo nuebo. Considere la historia de Rómulo y Remo, los fundadores legendarios de Roma que fueron supuestamente amamantados por una loba; o la de Kasper Hauser, un misterioso niño alemán del siglo 19, que se cree se mantuvo aislado del contacto humano desde la primera infancia. El interés moderno en el impacto de la separación materna o la negligencia en la conducta humana se puede remontar a dos protegidos de Sigmund Freud, René Spitz y John Bowlby (2, 3), quien describió los niños criados en orfanatos o por cuidadores inconsistentes como en riesgo de emocional y de trastornos sociales. Los estudios del comportamiento, incluida la investigación con primates no humanos, han documentado la vulnerabilidades de los lactantes socialmente desfavorecidas (4-6). Desde el nacimiento en adelante, las interacciones sociales son esenciales para el desarrollo normal. En todas las culturas humanas, incluso los animales no humanos, encontramos mecanismos para la transmisión de las experiencias sociales de una generación a la siguiente. Estas experiencias pueden a su vez modificar el comportamiento futuro. Los intentos de estudiar las consecuencias neuroendocrinas de las primeras experiencias han tendido a centrarse en los cambios del eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenales (HHA) (7, 8). Sin embargo, las hormonas suprarrenales proporcionan medidas indirectas de lo que está sucediendo en el sistema nervioso. En el trabajo de Fries y col. (1), los niños de ambos grupos tenían niveles de oxitocina y vasopresina en el rango normal, y algunos tenían bajos niveles de estos péptidos. Sin embargo, una proporción significativa de los niños criados en orfanato exhibió niveles muy bajos de péptidos. Es importante tener en cuenta que es demasiado pronto en nuestra comprensión de la neuroendocrinología humana para llegar a la conclusión de que estas diferencias están causalmente relacionados con el comportamiento. Por ejemplo, es posible que las diferencias en los niveles de oxitocina y vasopresina reflejen las diferencias metabólicas entre los niños en los dos grupos. Sin embargo, al menos para la oxitocina, la ausencia de diferencias basales en este estudio sugiere que esto es poco probable. Papas et al. (1), midieron la oxitocina y la vasopresina en la orina. En teoría, estos péptidos pueden tener su origen en tejidos distintos del cerebro. Sin embargo, la mayor parte de la oxitocina y la vasopresina del cuerpo se produce en el hipotálamo. En este caso, la vejiga sirve como un depósito conveniente y accesible para péptidos producidos de forma centralizada. El hallazgo actual es particularmente convincente, ya que los niños que han quedado huérfanos previamente habían vivido en un buen hogar para un promedio de casi 3 años y fueron probados en condiciones aparentemente comparables

"Los procesos ontogenéticos y epigenéticos producen variación entre los individuos."

Fries y col. (1) arguye, basado principalmente en estudios en otras especies, que sus hallazgos son relevantes para la comprensión de la química de los vínculos sociales humanos. A pesar de que los lazos sociales son construcciones hipotéticas y siguen siendo poco conocidos, no hay duda de que las consecuencias físicas de los lazos sociales, y especialmente de su ausencia, pueden ser reales. Aunque no se informaron las pautas de comportamiento de los niños en este estudio, los estudios realizados en otros, presumiblemente comparables, sugieren que algunos, pero no todos, de los niños adoptados pueden tener problemas en las relaciones sociales, así como con la regulación emocional (6, 8 ). Dentro del ciclo de vida de un solo individuo, ocurren procesos ontogenéticos y epigenéticos, incluyendo el cognitivo y el aprendizaje afectivo, y diferentes formas de experiencia, que dan lugar a la variación entre los individuos. De particular importancia en los niños huérfanos en la vida temprana son la edad del niño en adopción y la consistencia de los cuidadores. Los seres humanos se cree que han evolucionado como criadores de cooperación, en las condiciones en las que los cuidadores, además de la madre biológica, eran comunes (5). Pero incluso un bebé humano resistente y muy flexible necesita un poco de previsibilidad social y el apoyo para prosperar. La capacidad para formar enlaces sociales no se limita a los seres humanos (9, 10). Los mecanismos que subyacen a los lazos sociales son antiguos y se basan en los procesos de circuitos neuronales y endocrinos arraigadas profundamente en la evolución de los mamíferos (5). Las dificultades con la regulación emocional o la gestión de las reacciones a factores de estrés también pueden estar asociados con las experiencias de cría atípicos (7, 8, 11). La oxitocina y la vasopresina son sólo dos componentes de los sistemas neuronales y endocrinos más amplios. Sin embargo, la investigación con animales sugiere que éstos son en realidad potentes péptidos, con consecuencias extraordinariamente amplios para la fisiología y el comportamiento. Los estudios realizados en mamíferos socialmente monógamos, como los ratones de campo, la oxitocina y la vasopresina han implicado tanto en la formación de los lazos sociales, incluyendo la investigación utilizando conductual, fisiológica y metodologías moleculares (12, 13). Estos mismos péptidos también juegan un papel de desarrollo en la regulación del eje HHA y podrían influir, directa o indirectamente, en la emotividad o los comportamientos sociales (14). La oxitocina, en particular, es capaz de desrregular el eje HPA, y este efecto se aplica tanto a los roedores como a seres humanos (9, 15, 16). La oxitocina y la vasopresina también regulan el sistema nervioso autónomo (17). Incluso hay evidencia reciente de que la oxitocina puede aumentar la capacidad de las personas para mostrar confianza (18). Si la disponibilidad de oxitocina o vasopresina es anormalmente baja, esto plausiblemente podría estar asociado con una reducción de la capacidad de formar lazos sociales y poder gestionar las experiencias estresantes (9). La liberación de la oxitocina y la vasopresina y los efectos de estos péptidos en otros sistemas endocrinos y neuronales son sensibles a la historia social del individuo (14). Los estados físicos y las reacciones del cuerpo, incluyendo el estado del sistema nervioso central y autonómico, pueden influir en la disposición de un individuo a participar en comportamientos sociales, formar lazos sociales, y regular la reactividad a los retos sociales y físicos (17). Es posible que los comportamientos sociales atípicos o una capacidad reducida para gestionar las experiencias emocionales, e incluso los niveles inusualmente bajos de la oxitocina y la vasopresina, están relacionados con alteraciones en los sistemas neuroendocrinos. Sin embargo, las diferencias entre los grupos reportados aquí también puede reflejar diferencias en la capacidad de los niños que han quedado huérfanos a reaccionar a nuevas experiencias, tales como la presencia de un extraño en la casa o ser objeto de un experimento. Estos estudios refuerzan la idea de que los niños con una historia de abandono se enfrentan a retos especiales y necesitan apoyo extra. Claramente, se necesita más investigación que relacione las diferencias individuales en los péptidos con las diferencias en el comportamiento, junto con una comprensión más profunda de la reactividad conductual de los niños en riesgo. Al igual que con la mayoría de los aspectos de la biología humana, los neuropéptidos no fijan el destino. Sin embargo, la documentación de sus diferencias, tales como las reportadas por Fries y otros. (1), nos mueve un paso más hacia el reconocimiento de los sustratos biológicos que subyacen a la conducta humana.


*Fuente: Proceedings of the National Academy of Sciences