30 septiembre 2014

¿Son realmente tan diferentes los cerebros de hombres y mujeres?

BBC Mundo 29 de sep de 2014 8:38 pm |
  


 Las diferencias en el cerebro entre hombres y mujeres son controversiales en el mundo científico. El doctor Michael Mosley investigó para la BBC cuánto sabemos realmente sobre este tema.
¿Qué tanto del comportamiento femenino y masculino está impulsado por diferencias en el cerebro?
Esta es una pregunta explosiva y la experta Alice Roberts y yo tenemos opiniones diferentes sobre la respuesta.
Yo creo que nuestros cerebros, como nuestros cuerpos, están formados por la exposición a las hormonas en el vientre materno.
Foto: Michael Mosley y Alice Roberts buscaron las evidencias de las diferencias entre cerebros de hombre y mujeres./ BBC Mundo.
Y esto puede ayudar a explicar por qué los hombres tienden a hacer mejor algunas tareas (leer mapas, por ejemplo), mientras que las mujeres tienden a hacer mejor otras (como las que implican empatía).
Aunque, por supuesto, también hay mucha presión social involucrada.
Por su parte, Roberts piensa que estas diferencias son en gran medida falsas, que son resultado de la forma en que se realizan los estudios y las pruebas.
A ella le preocupa que tales afirmaciones puedan desalentar a las niñas que quieren dedicarse a la ciencia.
Y eso en un mundo en que las mujeres científicas aún son minoría y en que los hombres siguen ganando más que las mujeres.
Por eso, para el programa BBC Horizon exploramos la ciencia y las investigaciones que apoyan nuestras diferentes visiones. Pero también buscamos lo que nos hace coincidir.
Empatizar o sistematizar
Uno de los científicos que más ha influenciado mis ideas es Simon Baron-Cohen, de la Universidad de Cambridge.
Están los que empatizan, que son buenos para identificar cómo se siente o piensa otra persona, y los que sistematizan, que están más interesados es tratar de desmontar y analizar sistemas.
Él sugiere que, en términos generales, hay dos “tipos de cerebro” diferentes.
Están los que empatizan, que son buenos para identificar cómo se siente o piensa otra persona, y los que sistematizan, que están más interesados en tratar de desmontar y analizar sistemas.
Todos somos una mezcla de los dos, pero la mayoría de nosotros somos más de un tipo que de otro.
Los hombres tienden a estar más cerca del extremo que sistematiza, y las mujeres más cerca del extremo empático, aunque hay muchas excepciones.
Hormonas prenatales
¿Pero esto es simplemente producto del condicionamiento social? Baron-Cohen cree que no, que la exposición a diferentes niveles de hormonas en el vientre puede influenciar el cerebro y el comportamiento posterior.
Algunos de los hallazgos más interesantes provienen de una investigación en curso que examina a un gran grupo de niños que han sido observados desde antes de su nacimiento.
A las alrededor de 16 semanas de gestación, las madres de esos niños se sometieron a una prueba de amiocentesis, que implica la obtención de muestras de fluido del útero.
Los investigadores midieron los niveles de testosterona en el fluido y descubrieron fascinantes vínculos entre esos índices y el comportamiento.
“Cuanto más alta fue la testosterona prenatal de los niños”, me dijo Baron-Cohen, “más lentos fueron para desarrollarse socialmente. Por ejemplo, mostraron menos contacto visual para su primer cumpleaños”.
También tuvieron un vocabulario más reducido antes de los 2 años y mostraron menos empatía al alcanzar la edad escolar.
Por otra parte, Baron-Cohen observó que estar expuesto a altos niveles de testosterona en el útero parece aumentar algunas habilidades espaciales.
“Los niños con niveles más altos de testosterona prenatal fueron más rápidos para identificar formas específicas escondidas en un diseño”.
Cazar y hacer varias tareas a la vez
Otras evidencias de las diferencias entre los cerebros femenino y masculino surgen de un estudio publicado en la revista especializada Proceedings de la Academia Nacional de Ciencia de EE.UU., que investigó cómo se comunican entre sí las diferentes partes del cerebro humano.
Lee también: Por qué ellas tienen más memoria y ellos navegan mejor
Científicos de la Universidad de Pensilvania escanearon los cerebros de 949 hombres y mujeres, con edades de entre 8 a 22 años, y encontraron algunas diferencias sorprendentes.
Según Ruben Gurr, uno de los autores del estudio, los hombres mostraron conexiones más fuertes entre la parte delantera y la parte trasera del cerebro, lo que sugiere que son “más capaces de conectar lo que ven con lo que hacen, que es lo que necesitas hacer si eres un cazador. Ves algo, y debes responder de forma correcta”.
conexiones cerebrales de hombres (izquierda) y mujeres (derecha), según un estudio de la Universidad de Pensilvania
Las mujeres, por otro lado, tenían más conexiones entre el hemisferio derecho e izquierdo del cerebro.
De acuerdo con Ragini Verman, otro de los investigadores de este trabajo, “el hecho de que puedas conectar diferentes regiones del cerebro significa que debes ser bueno para hacer varias tareas simultáneas y puede que seas mejor para las que implican emociones”.
Incluso si es verdad que nuestros cerebros están conectados de forma diferente, eso no prueba que sea algo innato.
Pero como Alice Roberts señala, este estudio en particular ha generado críticas, e incluso si es verdad que nuestros cerebros están conectados de forma diferente, eso no prueba que sea algo innato.
El cerebro humano es extremadamente maleable, particularmente durante la adolescencia, y cualquier diferencia que se observe puede simplemente ser producto de la presión social y la tendencia a estereotipar.
Píldoras rosas y azules
Revisamos muchos estudios fascinantes que pueden usarse para apoyar la opinión de Roberts o la mía, pero lo que nos sorprendió a ambos es el poco progreso que se ha logrado en la investigación sobre las diferencias de sexo en áreas como el dolor.
Sabemos que las mujeres experimentan más dolores crónicos que los hombres, pero es menos probable que se sometan a tratamiento.
 
También sabemos que los hombres responden mejor a algunos analgésicos (paracetamol), mientras que las mujeres responden mejor a algunos opiáceos.
Según el experto Jeff Mogil, de la Universidad McGill, en Canadá, esto se debe a que hombres y mujeres procesan el dolor de forma diferente.
Hasta ahora gran parte de la investigación básica se ha hecho con animales machos, pero Mogil dice que en el futuro se crearán nuevos fármacos diseñadas específicamente para hombres o mujeres.

28 septiembre 2014

El mito del 10% de uso del cerebro humano.

involuntarias  El cerebro humano es complejo. Además de realizar millones de actos mundanos, es capaz de componer conciertos o encontrar soluciones elegantes en una ecuación matemática. El cerebro es la fuente de todos los sentimientos, comportamientos y experiencias humana, así como el depósito de la memoria y la conciencia de uno mismo. Así que no es ninguna sorpresa que el cerebro siga siendo un misterio en sí mismo. Sumado a ese misterio está la afirmación de que los seres humanos "sólo" emplean el 10 por ciento de su cerebro. Según tal mito, si tan sólo la gente pudiese aprovechar el otro 90 por ciento, ellos también podrían convertirse en sabios capaces de recordar la posición decimal veinte mil del número π o quizás incluso tener poderes telequinéticos.
 
Aunque es una idea seductora, el "mito del 10 por ciento" es tan malo que es casi risible, dice el neurólogo Barry Gordon de la Escuela de Medicina Johns Hopkins en Baltimore. Aunque no hay un culpable definitivo para el inicio de esta leyenda, la idea se ha relacionado con el psicólogo y escritor estadounidense William James, quien argumentó en las energías de los hombres que "Estamos haciendo uso de sólo una pequeña parte de nuestra posible recursos mentales y físicos ". También se ha asociado con Albert Einstein, quien supuestamente utilizó para explicar su intelecto cósmico imponente. La durabilidad del mito, Gordon dice, proviene de las concepciones de las personas sobre sus propios cerebros: ven a sus propios defectos como prueba de la existencia de la materia gris sin explotar. Esta es una suposición falsa. "Resulta sin embargo, que utilizamos prácticamente todas las partes del cerebro, y que el cerebro está activo casi todo el tiempo," Gordon añade. "Vamos a ponerlo de esta manera: el cerebro representa el tres por ciento del peso del cuerpo y utiliza el 20 por ciento de la energía del cuerpo."  El cerebro humano promedio pesa aproximadamente tres libras y comprende el cerebro fuerte, que es la porción más grande y realiza todas las funciones cognitivas superiores; el cerebelo, responsable de las funciones motoras, tales como la coordinación de movimiento y el equilibrio; y el tronco cerebral, dedicado a las funciones como la respiración. La mayor parte de la energía consumida por los poderes cerebrales del rápido despido de millones de neuronas se comunican entre sí. Los científicos piensan que es tal la descarga neuronal y la conexión que da origen a todas las funciones superiores del cerebro. El resto de su energía se utiliza para el control de otras actividades-tanto las actividades inconscientes, tales como la frecuencia cardíaca, y los conscientes, tales como conducir un coche. Aunque es cierto que en un momento dado todas las regiones del cerebro no están disparando al mismo tiempo, los investigadores del cerebro que utilizan tecnología de imagen han demostrado que, al igual que los músculos del cuerpo, la mayoría son continuamente activo durante un período de 24 horas. "La evidencia mostraría más de un día se utiliza el 100 por ciento del cerebro," dice John Henley, neurólogo de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. Incluso durante el sueño, áreas como la corteza frontal, que controla cosas como el pensamiento de alto nivel y conciencia de sí mismo, o las áreas somatosensoriales, que ayudan a la gente percibe su entorno, están activos, Henley explica. Tome el simple acto de servir el café de la mañana: caminando hacia la cafetera, alcanzando por ello, verter la bebida en la taza, incluso dejando más espacio para la nata, los lóbulos occipital y parietal, motor sensorial y cortezas motoras sensoriales, ganglios basales , cerebelo y lóbulos frontales todos activos. Una tormenta eléctrica de la actividad neuronal se produce casi en todo el cerebro en el lapso de tiempo de unos pocos segundos."Esto no quiere decir que si el cerebro estuviera dañado que usted no sería capaz de realizar tareas cotidianas," Henley continúa. "Hay personas que han causado daño a sus cerebros o tenían partes de ella removidos que todavía viven una vida bastante normal, pero eso se debe a que el cerebro tiene una forma de compensar y asegurarse de que lo que queda se hace cargo de la actividad." Ser capaz de mapear las distintas regiones y las funciones del cerebro es parte esencial de la comprensión de los posibles efectos secundarios de una región determinada debe comenzar a fallar. Los expertos saben que las neuronas que realizan funciones similares tienden a agruparse. Por ejemplo, las neuronas que controlan el movimiento del pulgar están dispuestos junto a los que controlan el dedo índice. Por lo tanto, cuando se realiza una cirugía de cerebro, los neurocirujanos evitan cuidadosamente las agrupaciones neuronales relacionados con la visión, el oído y el movimiento, lo que permite al cerebro para retener la mayor cantidad de sus funciones como sea posible. Lo que no se entiende es cómo los grupos de neuronas a partir de las diversas regiones del cerebro colaboran para formar la conciencia. Hasta ahora, no hay evidencia de que hay un sitio para la conciencia, lo que conduce expertos a creer que es realmente un esfuerzo neuronal colectivo. Otro misterio escondido dentro de nuestras cortezas arrugadas es que de todas las células del cerebro, sólo el 10 por ciento son las neuronas; el otro 90 por ciento son las células gliales, que encapsulan y neuronas de apoyo, pero cuya función sigue siendo en gran parte desconocido. En última instancia, no es que nosotros usamos el 10 por ciento de nuestro cerebro, sino simplemente que sólo entendemos aproximadamente el 10 por ciento de su funcionamiento.

Traducido con Google de Scientific American