27 julio 2013

Cómo armar un cerebro

 Lunes, 24 de junio de 2013
Imagen de un cerebro
Los científicos esperan conocer mejor el funcionamiento del cerebro.
"Soy un neuroingeniero y uno de mis objetivos es construir cerebros".
El profesor Steven Potter se presentó con una sencillez encantadora.
Si se pueden reprogramar células del corazón o de la piel, ¿por qué no las neuronas?No es que la ingeniería de tejidos sea inusual. Ni siquiera que sea un problema hacerlo con células neuronales.
Pero "construir cerebros" había sido mi manera aventurada de etiquetar una intrigante, sin duda desconcertante, rama de la ciencia: la neurofisiología de los cultivos incorpóreos de células cerebrales y no esperaba que un científico serio utilizara esa expresión.
Aún así, Steven Potter, profesor del departamento de ingeniería biomédica en el Instituto de Tecnología de Georgia en Estados Unidos (Georgia Tech), insiste en que palabras como "cerebro" y "mente" forman parte de su trabajo.
"Una de las cosas en las que me distingo de muchos de los neurocientíficos es que creo que hay un espectro de mentes. No hay un punto en el que de repente la mente esté ahí".
"Creo que hay una cantidad de mentes diferentes en distintos animales. E incluso en uno mismo, si ha tomado o no su café, si está dormido o despierto".

Implantan recuerdos falsos en ratones

Melissa Hogenboom
 Sábado, 27 de julio de 2013
Ratón
El experimento alteró la mente de un ratón.
Un equipo de científicos del Centro de Genética de Circuitos Neurales RIKEN-MIT, en Estados Unidos, logó implantar recuerdos falsos en ratones.
Armados con estos recuerdos falsos, los ratones comenzaron a asociar un ambiente benigno con experiencias desagradables anteriores vinculadas a otros ambientes.
Los expertos implantaron fibras ópticas en el cerebro de ratones genéticamente modificados para poder enviarle impulsos de luz. Conocida bajo el nombre de optogenética, esta técnica le permite a cada neurona responder al estímulo de la luz.
Según los científicos, esta investigación podría ayudarnos a entender en el futuro cómo los seres humanos recordamos a veces cosas que no han ocurrido.