19 abril 2012

Escuchar metáforas activa regiones del cerebro implicadas en la experiencia sensorialScienceDaily (03 de febrero 2012) - Cuando un amigo le dice que tuvo un mal día ¿siente el papel de lija bajo sus dedos? El cerebro se puede reproducir las experiencias sensoriales para ayudar a entender las metáforas comunes, según sugiere una reciente investigación.
Los lingüistas y psicólogos han debatido sobre cuántas partes del cerebro, de las que median la experiencia sensorial directa, están involucrados en la comprensión de las metáforas. George Lakoff y Mark Johnson, en su trabajo "Metaphors we live by", señalan que nuestro lenguaje cotidiano está lleno de metáforas, algunas de las cuales son tan familiares (como el "mal día ") que no parecen especialmente novedosas o llamativas. Argumentan que la comprensión de la metáfora se basa en nuestras experiencias sensoriales y motoras.


Imagen: Las Regiones del cerebro activadas al escuchar metáforas de textura se muestran en verde. Las regiones en amarillo y rojo fueron activadas por la experiencia sensorial de texturas visuales y por medio del tacto. (Crédito: Imagen cortesía de la Universidad de Emory)

Pensar en la muerte puede conducir a una buena vida

Pensar en la muerte en realidad puede ser bueno. La conciencia de la mortalidad puede mejorar la salud física y nos ayuda a volver a dar prioridad a nuestros objetivos y valores, según un nuevo análisis de recientes estudios científicos. Aún el hecho de no pensar conscientemente en la muerte - como al pasar por un cementerio - podría llevar a cambios positivos y promover la ayuda a los demás.
Investigaciones previas sugerían que el pensamiento acerca de la muerte era destructivo y peligroso, lo que alimentó desde los prejuicios y la codicia, a la violencia. Tales estudios, relacionados con la teoría de la gestión de terror (TMT) que postula que defendemos ciertas creencias culturales para manejar nuestros sentimientos de la mortalidad, rara vez han explorado los beneficios potenciales de la conciencia de la muerte. 
"La investigación TMT ha tendido principalmente a tratar las actitudes negativas y los comportamientos nocivos, y se ha vuelto tan profundamente arraigada en nuestro campo, que algunos han sugerido recientemente que la conciencia de la muerte no es más que una fuerza sombría de la destrucción social", según dice Kenneth Vail, de la Universidad de Missouri, autor principal del nuevo estudio en la edición digital de la Revista de Personalidad y Psicología Social de este mes. "Ha habido una comprensión muy poco integradora de las sutilezas mediante la cual la conciencia de la muerte podría ser capaz para motivar actitudes y comportamientos que puedan reducir al mínimo el daño a uno mismo y a otros, y pueda promover el bienestar".