17 abril 2010

Por qué dormimos


Los estudios del cerebro podrán revelar el porqué de un comportamiento tan  básico y tan mistificado
(Traducido por Lolimar Oropeza Jaspe - Estudiantes de Idiomas Modernos del IUTAV, Caracas)

Actividad silenciosa.  
En el sueño el cuerpo puede estar sereno pero el cerebro está activo. Los científicos esperan aprender sobre el sueño escuchando la actividad del cerebro al grabar ondas cerebrales peculiares del sueño y sus diferentes etapas. Las líneas ondulantes a la izquierda son grabadas por electrodos conectados al cuero cabelludo de una persona mientras duerme para luego ser leídos por un electroencefalograma o EEG. Laurent/Lae/American Hospital of Paris/Photo Researchers, Inc.
En un laboratorio del Instituto Tecnológico de Massachussets, un pequeño ratón negro llamado Buddy duerme solo en una caja. Un cono semejante a un disco satelital está colocado sobre su cabeza. Pero el disco no recibe señales del espacio exterior. En su lugar envía transmisiones desde el interior del cerebro de Buddy hasta un banco de computadoras al otro lado del cuarto.
Científicos como Jennie Young espían estas transmisiones, básicamente leen la mente de Buddy o al menos la parte de su mente ocupada con un reciente viaje a lo largo de una pista de plexiglas esparcida con lluvia de chocolate. Young y sus colegas del laboratorio Susumu Tonewaga están monitoreando células nerviosas en el hipocampo, uno de los centros del aprendizaje y de la memoria, más importantes del cerebro. Algunas de estas células disparan ráfagas de energía eléctrica a medida que Buddy se mueve a través de la pista. Mientras él duerme en su caja negra esas mismas células se activan nuevamente, reproduciendo el movimiento a lo largo de la pista en forma de avance rápido o reversa rápida.
Al grabar la actividad celular del cerebro somnoliento de Buddy los científicos esperan recabar pistas para uno de los misterios más grandes de la biología: la razón por la cual dormimos. Aunque el sueño está entre los comportamientos más básicos, su función ha resultado escurridiza. Los científicos afirman que la tarea del sueño es almacenar energía o generar sustancias necesarias durante la vigilia o para destruir conexiones innecesarias entre las neuronas. Algunos enfatizan el rol especial del sueño en el aprendizaje y la memoria, otros sugieren que el sueño regula las emociones o que fortalece el sistema inmunológico. Algunos científicos piensan que el sueño es simplemente algo que surge naturalmente al tener una red de neuronas interconectadas.
Mehdi Tafti, una genetista de la Universidad de Lausanne en Suiza comenta que “existen tantas teorías de las funciones del sueño como investigadores del tema”.
Robert Stickgold de la Escuela Médica de Harvard en Boston afirma que ninguno de los modelos del porqué el hombre (así como también otros animales) duermen puede explicar toda su complejidad. Él compara a los postulantes de las diferentes teorías del sueño con hombres ciegos describiendo a un elefante; es una culebra, o un árbol, o una pared, dependiendo de qué parte del elefante toquen. De igual manera, la respuesta a la función del sueño parece depender del enfoque del investigador. Y cada idea propuesta contiene inconsistencias que evitan que los demás investigadores del sueño la acepten.