17 noviembre 2009

Papel del gen FOXP2 en el desarrollo del lenguaje

Resultados genéticos revelan el papel que juega el gen FOXP2 en el desarrollo del lenguaje. La versión humana de esta proteína a diferencia de la versión del chimpancé modifica la actividad de 116 genes.
Por: Tina Hesman Saey Miércoles, 11 de noviembre de 2009 
Traducido por: Lolimar Oropeza (Estudiante Idiomas Modernos - Iutav)
     Los elocuentes humanos podrían deberle su capacidad de lenguaje a un astuto amigo. Un reciente estudio suministró más evidencia de que la versión humana de la proteína conocida como FOXP2 podría haber contribuido en la evolución del lenguaje.
     De acuerdo con las declaraciones hechas a la revista Nature, el 12 de noviembre del presente año por el neurogenetista Daniel Geschwind y su grupo de trabajo de la Universidad de California en Los Ángeles. Los chimpancés así como muchos otros animales tienen el gen FOXP2 pero la versión humana difiere en dos eslabones en la cadena de aminoácidos que constituyen la proteína. Los científicos imaginan que estos dos cambios en los aminoácidos no fueron simplemente superficiales, sino que por el contrario podría haber alterado la forma como el FOXP2 funciona, quizás preparando el camino para la evolución del lenguaje. Un  nuevo estudio revela que el gen humano FOXP2 comparado con la versión del chimpancé altera la actividad de 116 genes de células cerebrales manipuladas en recipientes de laboratorio. 

De los genes afectados, 61 mostraron mayor actividad en el gen humano FOXP2 que con la variante del chimpancé. Muchos de estos genes están involucrados en el desarrollo neural en la producción de colágeno cartílagos y tejidos blandos. Estos resultados indican que la proteína podría jugar un papel importante al formar tanto el cerebro como el aparato vocal que hace posible el habla. La versión humana de la proteína disminuye la actividad de 55 genes.